Seleccionar página

23/06/08 Por Roger Pérez Ulloa

¿Alguien se acordará de los problemas que tenemos con Essal? O ya “¿no es tema?”, como se dice ahora.-

¿Habrá el MINSAL terminado el sumario contra esta empresa? ¿Qué ganamos nosotros con esa resolución?

Quisiera hacer un resumen de hechos, para refrescarnos la memoria:

1.- Notición para Panguipulli: “tendremos Planta de Tratamiento de Aguas Residuales” así fue ¿verdad?

Cual más, cual menos, sacó dividendos propios con esta situación, y muchos ingenuos (entiéndase politiqueros en campaña), juraron decúbito abdominal, que nuestra ciudad y el lago por arte de magia quedaría limpio y sus apreciados salmónidos libres de la molestosa tenia.

2.- Comenzaron las obras y todos felices, otra vez los políticos de turno sacaban cuentas y votos alegres porque paliaban la cesantía con la obvia absorción de mano de obra.-

3.- No faltaron ojos avizores, los que denunciaron inmuebles, calles y poblaciones que no accedían al beneficio. Como por ejemplo Villa Palguín, por estar fuera del radio urbano. Como por ejemplo las casas aledañas al estero que va tras la población Lolquellén, por citar algunos ejemplos indesmentibles.

4.- Bueno, según antecedentes de una fuente altamente confiable, el sumario del servicio de Salud Ambiente de Valdivia, culminó y se le aplicó a la empresa el máximo de castigo monetario, es decir, mil UF traducido en dinero constante y sonante serían 30 millones de pesos.

Si comparamos la multa con el primer ejercicio contable de esta empresa en la Décima Región de los Lagos, sus ganancias oscilaron por los TRES MIL MILLONES de pesos. ¡¡¡Cómo se reirán los ejecutivos con la multita!!!

Esa es la legislación chilena, esas son las normativas de la famosa CONAMA, y lo que es más grave, nuestro lago seguirá recibiendo aguas residuales, la contaminación no cesa, porque aún hay calles de Panguipulli donde sus residencias evacuan sus residuos al lago mediante los esteros que cruzan la ciudad, los mismos que arrastran desechos de la parte alta. Además le agregamos la contaminación acústica (sonora) y odorífera (olores), los que lamentablemente no se pueden enfrascar como evidencia para agregarla en otra denuncia contra la empresa. Y como viene un nuevo proceso eleccionario, no faltará el agudo que tome este hecho como carta de presentación en su campaña, y nos prometa una ciudad y un lago esplendoroso, brilloso e inmaculado.-

Por eso digo “ALGO HUELE MUY MAL”